Si tú cambias todo cambia

En Realidad Consciente te acompaño a transitar etapas de grandes cambios a las que todos nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida. 

A veces no entendemos por qué estamos viviendo ciertas experiencias que nos causan dolor y podemos sentirnos bloqueados o desbordados por nuestras emociones. 

Puede que hayas tenido una experiencia que provocó un cambio, tal vez una ruptura de pareja, un desengaño laboral, un duelo. Un acontecimiento que ha alterado tu situación actual y necesitas herramientas que te aporten claridad y dirección.

En Realidad Consciente, combino enseñanzas toltecas con prácticas de desarrollo personal  que te permiten ver los desafíos como oportunidades para crecer y transformarte

Al embarcarte en este viaje de autodescubrimiento, conectas con una forma única de ver la vida; la tuya.

Mi nombre es David,

creador de Realidad Consciente, donde te ayudo a liberarte de creencias y patrones de comportamiento limitantes para llevar una vida más acorde con quién eres.

Llevo veinte años como terapeuta y formando a alumnos que quieren realizar cambios profundos en las áreas de su vida en las que sienten que están viviendo a medias. 

Cuando entiendes lo que te está pasando y tienes las herramientas necesarias puedes ver estas transiciones como una oportunidad de crecimiento personal.

Además, las herramientas que vas a aprender te van a servir para volver a utilizarlas en otras áreas de tu vida.

Esto te permite hacer un cambio profundo porque se crea un efecto acumulativo.

Cuanto más las usas, más aprendes sobre la vida y sobre ti mismo y esto te ayuda a recuperar la confianza en ti. Te hace sentir que tienes una relación activa con la vida y que no eres un mero espectador, sino que puedes decidir qué hacer en cada situación. 

Creo en los pequeños cambios que juntos, desembocan en una transformación.

Sobre David

Hola,

mi nombre es David

En el 2001 estaba atravesando un momento muy difícil a nivel de pareja y familiar, me encontraba perdido. En aquel momento quería paliar el sufrimiento de mi familia y siempre me dejaba en último lugar.  Hasta que me derrumbé y en lo más hondo de mi dolor, encontré la sabiduría tolteca a través de Castaneda. Mi vida dió un vuelco definitivo, y tardé siete años en reconstruir mi realidad de nuevo, mientras me liberaba de mi  patrón de ayudador, salvador. 

Después de haber superado esto, ahora se que estoy más presente en las relaciones, y eso es más ayuda que la que antes brindaba, buscando quizás la validación en otros, buscando agradar y ser querido.

A día de hoy mi relación con mi familia está en un lugar más sano y más honesto.

Ese periodo de mi vida me llevó a aprender a aceptar los momentos vitales complicados y a transformarlos en mis proyectos de vida. Todo esto a través del acecho, de la autoobservación y de comprometerme con el proceso, y no solo con el resultado.

Como profesor me considero un estudiante más, me gustaría seguir aprendiendo toda mi vida.

Cuando doy clase reviso lo aprendido de una forma que pueda explicarlo a otras personas, buscar esas maneras de transmitir la información es muy creativo para mi, me hace profundizar en la comunicación y en qué significa para mi lo que enseño.

Enseñar me obliga a cuestionar, flexibilizar y profundizar en mi conocimiento, y es una manera hermosa de integrar la información que voy adquiriendo. 

Dicen que cuando enseñas algo, retienes mucho más la información que manejas, y como eterno estudiante, siento mucho crecimiento en esto cada vez que doy clases.

Como Musicoterapeuta empecé a tocar el mismo año que comencé mis estudios de medicina, en 1997, pronto empecé a dar conciertos y a ser profesor de percusión, cuando estaba terminando la carrera, había ya empezado a estudiar el postgrado de Musicoterapia en Bilbao, y fue entonces cuando la medicina y la música se unieron en un camino que parecía inconexo, ambas cobraron más sentido para mí entonces.

Siempre había disfrutado de escuchar la música, pero cuando empecé a tocarla, comencé a sentirla desde dentro, mi sensación cuando toco música no es que “toco” música, sino  más bien que “soy” música.

Por el camino descubrí la voz, disfruto cantando en mi propio idioma, una forma de expresarme que siempre me funciona para estar mejor.

Médico y Musicoterapeuta

Siempre es un buen momento para poner manos a la obra y tomar acción en tu vida.


>